La industria del entretenimiento como motor económico