Entre títeres, cometas y proyecciones multimedia: la escenografía de Toruk