Cintas, mazas y mucha emoción por los pasillos de Navarra Arena